El Exoesqueleto ATALANTE



Antes que nada, es necesario hacer una breve descripción de los usos y características de un exoesqueleto. El concepto de exoesqueleto proviene del reino animal. En el medio hospitalario se conoce los proyectos en torno a exoesqueletos desde la década del 70. No fue hasta el año 2000 que se produjeron los primeros. Estos primeros prototipos ayudaban a los pacientes en la marcha, pero carecían de algo básico: el equilibrio. El auto equilibrio es la diferencia en la que radica el éxito de Atalante, pues brinda la posibilidad de caminar en una forma muy parecida a la natural.

El objetivo principal de un exoesqueleto es sostener el cuerpo de manera externa. Además, hace posible que las personas con limitaciones de movimiento puedan andar, la posibilidad de volver a mirar a una persona a la altura de los ojos, mantener una conversación con la naturalidad que da la mirada horizontal, es una experiencia increíble !!!. Estas características hacen que Atalante no sea solamente una herramienta para las diferentes etapas de la rehabilitación; es también, un generador de emociones e inspirador para médicos y pacientes.


La compañía francesa Wandercraft ha desarrollado un exoesqueleto que simula fielmente el caminar humano. La meta no es únicamente ofrecer una herramienta para cuidadores hospitalarios y centros de rehabilitación; otro objetivo de la empresa es hacer un exoesqueleto que además tenga como destino todas las personas que tienen fuertes necesidades de movilidad en su vida cotidiana.


Atalante se utiliza hoy en varios hospitales de rehabilitación europeos. Esta cobertura ha ido en aumento en los últimos años. Es reconocido en Europa por ser de gran ayuda para pacientes con apoplejía o lesión de la médula espinal, pero no únicamente. La silla de ruedas responde a muchas necesidades actuales, pero hay situaciones y lugares que siguen siendo inaccesibles para este tipo de pacientes. Para Wandercarft, Atalante representa la oportunidad de generar un impacto positivo en la vida de mucha gente todos los días.


El exoesqueleto no es solo una maravilla tecnológica. Es la herramienta que hace posible devolverles a muchas personas una parte de la vida y llevarlos a muchos lugares que son esenciales para las actividades profesionales y cotidianas. La gran diferencia que tiene Atalante es que es un exoesqueleto auto equilibrado, emula el caminar humano y está adaptado a las necesidades de rehabilitación. Más importante, es su posibilidad de tener las manos libres durante la marcha. Así, actividades básicas, como abrir el armario de la cocina, pueden ser parte de la vida normal.

En la fase de rehabilitación, Atalante es un aliado fundamental. Tiene la capacidad de aumentar la intensidad y dosis de las sesiones puesto que se incrementan de forma radical el número de repeticiones, uno de los aspectos clave. Atalante permite trabajar en fases aguda sobre el equilibrio y refuerzo de tronco de forma fácil, segura y lúdica para el paciente. Así mismo se adapta a la evolución del paciente y permite al terapeuta ajustar la asistencia proporcionada por el exoesqueleto con el objetivo de aumentar la participación física del paciente, especialmente desde la perspectiva de refuerzo muscular y reentrenamiento cardiovascular y al esfuerzo. Esto aumenta la motivación del paciente que ve y siente su progresión animándolo así a implicarse aún más en su rehabilitación, un elemento clave, pero también aumenta la del personal clínico y hace que se logren de mejor manera los objetivos conjuntos.